Los arrecifes de corales son zonas de alimentación, reproducción, anidación y hábitat para más de un cuarto de las especies totales del océano. Aunque ocupan menos del 0,1 % de la superficie total de los océanos, equivalente a la mitad de la superficie de Francia, son el hábitat de 25 % de todas las especies marinas, incluyendo peces, moluscos, gusanos, crustáceos, equinodermos, esponjas, tunicados y otros cnidarios.

Además, funcionan como barreras naturales que protegen a las costas de los ciclones y tormentas. A pesar de su importancia ecológica, este entorno ha sido uno de los más dañados debido a diferentes factores que amenazan su mantenimiento y supervivencia.

Por tal razón se creó el proyecto de restauración de corales Reef to Reef Restauration, cuyo objetivo es contribuir a la repoblación y conservación del ecosistema de arrecifes de coral en zonas degradadas del Caribe panameño.

Uno de los componentes del proyecto es la Campaña “Adopta tu Coral”, la cual tiene como objetivo recaudar fondos sin fines de lucro para la construcción, mantenimiento y

conservación en estructuras de jardines de corales para la restauración de ecosistemas arrecifales degradados.

La acuicultura de coral, también conocida como agricultura o jardinería de coral, ha demostrado ser una herramienta que puede ser eficaz para la restauración de los arrecifes de coral.

El proceso evita las etapas de crecimiento de los corales cuando están en mayor riesgo de morir. Esquejes de coral se cultivan en viveros, luego son replantadas en el arrecife.